En los últimos tiempos la imagen de este Ministerio, hoy un estamento compartido con Justicia, da cuentas claras de cómo se perdió el horizonte y objetivos fundacionales. Testimonios y casos testigos dan cuenta de ello. ¿Hasta qué punto la población se siente resguardada y protegida? ¿Qué rol le toca o viene cumpliendo?

Hoy su comportamiento y falta de acción deja entrever como el ministerio de Derechos Humanos de la Provincia de Salta oficia más de caja asistencialista. Si partimos de los puntos esenciales que presentan públicamente sobre cuál es el objetivo y tareas a realizar, este deja mucho que desear:

  • “Entender en la promoción de la igualdad de derechos y de oportunidades de todos los habitantes, en el marco del respeto por la diversidad;  Y entender en la formulación e implementación de políticas referidas a cuestiones de género”:

. Ante estos puntos recuperamos declaraciones de las dirigentes de LGBT de la provincia que vienen denunciando ser víctimas de atropellos por parte de la policía, falta de políticas de inclusión y respeto para el sector. Un ejemplo certero fue el pronunciamiento en PrimeroSalta del Jefe de la Policía, Marcelo Lami, quien justificó de la peor manera porque no respetan la Ley Nacional de Identidad de Género en Salta, sosteniendo que “las mujeres trans son mujeres solo en los psicológico”.

(estracto del testimonio de la joven violentada por uno de los torturados en la comisaria de Güemes)

  • “Entender en la formulación e implementación de políticas de asistencia general, legal, técnica y jurídica a las víctimas de delitos y sus familias”:

La noticia de la semana fue, sin dudas, el enjuiciamiento a policías que practicaron torturas contra jóvenes en la localidad de Güemes. No obstante, DDHH fue denunciado por la familia de una menor que reconoce la inacción de este ministerio ante los vejámenes sufridos por su hija de nueve años, quien fuera violada, golpeada y enterrada viva en una zanja hace seis años atrás, hecho atroz cometido por esos jóvenes torturados por los policía que recibieron condenas. Jóvenes que, según fuentes fueron asistidos e indemnizados económicamente por el gobierno. Mientras que la familia de la niña repudia no haber contado con las garantías de seguridad, ayuda económica ni psicológica para esa niña.  

  • “Entender en los indultos y conmutación de penas”:

Raúl Córdoba, incansable luchador contra la impunidad en Salta, en dialogo con PrimeroSalta, sostuvo que el Ministerio de DDHH de la provincia hoy oficia de Caja Asistencialista. El como integrante de la Comisión de Familiares Contra la Impunidad, manifiesta que nunca recibieron respuestas de ese organismo, dado que buscan soluciones a los innumerables casos de violaciones sufridos en carne propia al perder un integrante de su familia. En el caso personal de él le arrebataron la vida de su hijo Marcos en un siniestro vial y el asesino aun continua conduciendo pese a tener una orden judicial que así lo impide. Por otra parte asegura que cuando se suma un nuevo caso de impunidad el ministerio solo opta por ofrecer una ayuda económica, mientras de fondo el reclamo y exigencia es otro.

Otro caso para ejemplificar es lo que sucede cuando una persona en situación de calle y sin familiares necesita contención y cuidados, al socorrer y consultar al organismo, la respuesta es siempre la misma, solo se puede ayudarlo económicamente.

El ministerio está dividido en dos, Justicia y Derechos Humanos. Sobresale, desde sus fundamentos de creación, el primero. Quien está a cargo de él es la continuidad del antiguo ministerio de Justicia, Dra. Cintia Calletti una especialista en la materia. Dejando librado al azar a DDHH con cargos menores de Secretarios y Subsecretarios. Donde el único tema que se busca abordar es Discapacidad, como materia central.

Fuente: PrimeroSalta