En plena crisis económica el gobierno provincial desde su ministerio de infraestructura, mediante la Resolución N° 95 da curso a un expediente solicitado en febrero de este año y publicado en Boletín Oficial este 4 de agosto. El monto destinado es de 2.327.657 millones.

 Este costo incluye trabajos de mampostería, pintura, cubierta, revoques, aislaciones, entre otros. Bajo la modalidad de contratación de “Ajuste Alzado”.

Ahora bien. Es de público conocimiento que el país y por consecuencia la provincia se encuentran inmersos en una crisis económica que imposibilita a la vista el desarrollo del cumplimiento de las obligaciones de todo gobierno. A esto se le suma que la provincia de Salta atraviesa varias emergencias socioeconómicas, de salud, turística e incluso de violencia de género.      

El propio titular de la cartera de Economía, Roberto Dib Ashur, manifestaba a nuestro medio que la provincia “se encuentra sobreviviendo económicamente” planteando la difícil situación crediticia que debe afrontar el Estado ante entidades financieras internacionales.

Pero pareciera no importar. La agenda y órdenes de prioridades del gobierno provincial se hacen visibles. Una de esas prioridades evidentes es el sostenimiento de edificios y ayudas económicas a una institución extranjera como lo es la iglesia católica.

También se sabe que este edificio pertenece a los que se encuentran protegidos por las leyes de patrimonio arquitectonico de la provincia y su estado es deplorable. 

Quizás el monto ante una emergencia económica resulta ínfimo, pero sin lugar a dudas expone cuales son los órdenes de prioridades que mantiene este equipo de gobierno.