En la mañana de hoy se llevó a cabo una nueva audiencia pública no vinculante por los reajustes de tarifas del agua potable. En este marco, desde la empresa Aguas del Norte informaron que para que la empresa brinde un servicio “como corresponde” se necesitan $20 mil millones.

Cabe recordar que en el año 2009, el gobernador Juan Manuel Urtubey aseguraba que “para un servicio óptimo se necesitan invertir $1.000 millones en diez años”. Es decir, que en casi diez años de su gestión, el dinero para operativizar Aguas del Norte se incrementó en un 2 mil por ciento.

Con respecto a esto, el director de Aguas del Norte, Lucio Paz Posse, informó a Primero Salta que “lo que se está pidiendo al Ente Regulador, es la posibilidad de un incremento de un 21,9% que significa alrededor de $60 por usuario para poder cubrir los costos operativos de la empresa”.

Además, el Director señaló que desde antes de asumir su puesto, había un déficit operativo que no permitía cubrir los costos que requiere la prestación del servicio. “Veníamos con un déficit operativo, es decir que no cubría los costos y ni siquiera llegábamos a cubrir lo que eran las tareas indispensables para dar una solución definitiva, como por ejemplo el tema del bacheo”, indicó Paz Posse, a la vez que señaló que los baches superan los 4500.

“Creo que uno de los principales problemas, es que tenemos un servicio deficitario, con turbiedad y cortes en distintas localidades y esos recursos van a llegar para obras puntuales. Vamos a ir priorizando en distintas localidades o barrios las necesidades y vamos a hacer las intervenciones para mejorar el servicio”, puntualizó.   

Lo cierto es que mientras “se intentan solucionar” los históricos problemas de la empresa prestadora del servicio de agua potable, la indignación de lxs vecinxs va en aumento. “Hace más de 60 años que venimos padeciendo por el agua, sobre todo los vecinos de Floresta, es una vergüenza”, expresó a Primero Salta un vecino perteneciente al consejo vecinal de la zona este.

“Cuando hacemos audiencia, dan soluciones por un día o dos, después no vuelven más. Muchas veces escuchamos decir que se suben los impuestos para dar soluciones, pero ¿A dónde va esa plata? Les dieron $67 millones para las obras y ¿Dónde están?”, señaló.