En declaraciones a FM Capital, Carlos Morello hablo sobre su nuevo cargo dentro del gobierno provincial. Dejando en claro que si bien existieron posturas opuestas con el accionar del gobierno, en la actualidad coinciden en los objetivos centrales de la gestión.

El referente de Libres del Sur, será Coordinador de Políticas Regionales; en una charla con el Periodista Daniel Tapia, de FM Capital, habló al respecto: “Siempre tuvimos las puertas abiertas en el ministerio de gobierno para manifestar nuestras inquietudes, nuestras críticas  y para plantear nuestras ideas. Ahora tengo la oportunidad de trabajar desde adentro, sin duda es un compromiso muy grande el que hemos asumido y creo que estamos a la altura de las circunstancias. Desde el Ministerio de Gobierno se desarrolla la apoyatura política a la gestión del estado para cumplir los objetivos que ha marcado el gobernador Juan Manuel Urtubey y con la coordinación de políticas regionales vamos a trabajar en ese camino” Además postuló que la lucha contra la pobreza y las adicciones, por el desarrollo de la provincia y por la inclusión social serán sus objetivos.

 

 

Carlos Morello enfatizó en la importancia de entender a la política como una oportunidad para trabajar en la calidad de vida de los vecinos y vecinas: “Nosotros hemos sido críticos durante muchos momentos de la gobernación de Juan Manuel Urtubey y seguramente vamos a seguir teniendo diferencias; desde Libres del Sur nunca nos hemos quedado quietos, ni hemos entendido la política como un discurso, siempre supimos que tiene que servir para solucionar los problemas de la gente. Poder coincidir en objetivos centrales con el gobernador y tener la oportunidad de trabajar desde adentro es un camino”.

 

Por último el dirigente político se refirió al uso de las movilizaciones sociales dentro de la política “Las marchas para todas nuestras organizaciones sociales son el último recurso cuando no hay dialogo, pero en el último tiempo hemos tenidos las puertas abiertas en el ministerio, muchas veces hemos llegado a una conclusión compartida y otras no. Sin duda una política de dialogo, con ánimos de escuchar, hace que las marchas dejen de ser un recurso inmediato”.