El nuevo sistema de registro será articulado y aplicado por la Autoridad Metropolitana de Transporte, tiene como objetivo brindar así mayor seguridad a todos los actores involucrados en el servicio.

 

A través de la Autoridad Metropolitana de Transporte el Gobierno provincial estableció la obligatoriedad para los chóferes de taxis y remises de estar inscriptos en un registro y portar la respectiva credencial habilitante sin la cual no podrán desarrollar las tareas de conducción de vehículos habilitados en la Región Metropolitana de Salta.

A partir de hoy, tanto choferes como licenciatarios pueden acercarse a las oficinas de AMT, en calle Mitre 1231 para iniciar con los tramites de registro correspondientes.

Para acceder al registro los choferes deberán inscribirse en la Autoridad Metropolitana de Transporte para tramitar y obtener la autorización del organismo donde realizarán la presentación de la siguiente documentación: Licencia de conducir clase “D” vigente y certificado de antecedentes penales y contravencionales expedido por la policía de la provincia y por el Registro Nacional de Reincidencia y Estadística Criminal.

La vigencia de la autorización expedida por la Autoridad Metropolitana de Transporte, será idéntica a la de la licencia de conducir que presente el personal de conducción al momento de realizar su registro, debiendo por ello renovar en forma personal el mentado trámite cada vez que el mismo pierda su vigencia.

En el caso de los licenciatarios del servicio impropio de transporte de la Región Metropolitana de Transporte de Salta, deberán denunciar personalmente ante AMT a los chóferes afectados en sus unidades de transporte. Tal denuncia, solamente podrá recaer en conductores inscriptos en el Registro y Habilitados por el organismo.

La vigencia del registro en la licencias será hasta que el licenciatario comunique la baja de la misma. Por regla general, no podrán los licenciatarios afectar más de dos chóferes a su licencia. La regla establecida en el presente caso, podrá ser dejada de lado a criterio de la Gerencia de Transporte, con previa petición personal del licenciatario y chofer en forma conjunta.

Finalmente los choferes deberán exhibir a la vista de los pasajeros en los respaldos traseros las plazas delanteras del vehículo, la credencial que avale su condición, o la que la AMT, le provea a tal fin, sin la cual no podrá prestar servicio.

 

Parte de Prensa