Ediles escucharon a vecinos de los barrios Hernando de Lerma y aledaños al Hogar Escuela. En la misma se dieron a conocer las problemáticas que afrontan. Denunciaron la indiferencia del Gobierno y la falta de accionar de la policía. Los concejales presentes también aportaron lo suyo.

Una vecina de edad mayor pregunta ¿Como le explicamos a nuestros hijos porque hay mujeres desnudas, teniendo sexo o defecando en la vereda, o las escuchan insultarnos y/o drogándose? Bien, esa respuesta no la obtuvieron por parte de los ediles o funcionarios con los que ya hicieron sus respectivos reclamos.

Entre tantos de los problemas esta la depreciación de su patrimonio. No consiguen vender inmuebles con facilidad por una fama adquirida de la zona. Buscan “que el barrio se libere de la inmoralidad que lo frecuenta todas las noches”.

Sin lugar a dudas, entre los relatos de las vecinas, se encuentra este: “Tenemos problemas de niñas traídas en combis sobre las calles Pedro Pardo en cercanías del Hogar Escuela. Estas niñas pueden ser nuestras nietas. Al consultarles de donde son, ellas responden que de Catamarca”.

La situación, cuentan, tomó un giro inesperado y empeoró. Ahora a partir de las 22 hs tienen sexo en la vereda, en plena vía publica. No solo eso, se les dio por defecar en sus puertas. Cuando salen a correrlas nos gritan groserías tales como ¡vieja de &#%&+ no te han cogido!, seguido a eso les patean los autos. ¿Por qué tenemos que aguantarnos estas situaciones?, relata y se pregunta una vecina.

Puntos de vistas

Estuvo Fernando Pequeño , en carácter de vecino de la zona en cuestión y responsable de la ONG Ragone, quien planteo su preocupación por la no resolución del conflicto que lleva más de 8 años y, su otra preocupación, se centra en el pedido de sus vecinas que exigen a la policía mayor mano dura contra las trabajadoras sexuales. Mientras que al mismo tiempo sostuvo que el tampoco “quiere tener a una trans en la puerta de su casa”.

El concejal Castillo (PRO) entre tantas palabras destacó que la problemática del por que buscan prostituirse y trabajar de ello se debe a una decisión personal. Él en su momento planteo y buscó (en el gobierno Kirchnerista)  planes sociales para incluir al sector en el ámbito laboral, pero solo recibió rechazos por parte de ellas.

Frida Fonseca (PJ), quien se encontraba coordinando la reunión como vicepresidente del cuerpo legislativo, con titubeo solo apuntó a pensar en políticas que involucren a todo el estado y provincia.

Cristina Fofanni (PO) fue muy critica contra el estado. Se pronucnió en contra de una zona roja en Salta y acusó al Gobierno como un proxeneta, desde el momento que este elude sus responsabilidades de garantizar trabajo genuino y seguridad para todos.  Tomó el relato de las niñas en combis que bajan a trabajar y sostuvo que debe existir una complicidad de la policía, desde el momento que no detienen el vehículo.

Lihue Figueroa  (PV) se remitió a mostrarse conmovida por escuchar que hay niñas involucradas,  quienes seguramente son silenciadas. En cuanto a la idea de brindarles planes sociales, contradijo la propuesta sosteniendo “que los planes no son la solución, la educación si”. Acentuó sobre el abandono del estado en la educación y en las oportunidades de inclusión que debe brindar este. Se cuestionó sobre cuál es el verdadero rol del estado, ya que nadie hasta ahora se quiso hacer cargo.

La indiferencia del Estado y sus autoridades

De todo lo que declararon tienen evidencias como fotografías y videos. Las cuales fueron entregadas oportunamente  al Ministro de Seguridad, al Jefe de la Policía Marcelo Lamí y al Jefe del 911.

 De todos estas entidades solo respondió, precariamente, el Jefe del 911 quien los invitó a llamar al sistema de emergencia 9-1-1. Ante esto los vecinos aseguran que los llaman unas seis veces por noche, muchas veces llega un patrullero que solamente despeja, por un par de minutos, puesto que las meretrices vuelven cuando ven que los efectivos policiales se retiraron de la zona.

Es insuficiente el despeje, sostienen, buscan que se implementen medidas más efectivas y que aseguren el no regreso de quienes ejercen la prostitución en la puerta de sus hogares.

Del encuentro entre vecinos y concejales solo participaron ocho de los legisladores. Se llevó a cabo en la sala de presidencia, la que les quedó pequeña. Entre los presentes coincidieron que la discusión y debate del tema lleva más de 8 años sin dar soluciones para ambas partes (vecinos-meretrices).

Se dio muchas vueltas sobre posibles proyectos, a futuro, sobre contención, inclusión social y laboral de las trabajadoras sexuales. Pero ante la problemática, presente, en los barrios céntricos no se llegó a ningún puerto. Se espera que se continúe debatiendo sobre la posibilidad de constituir una zona roja en un punto apartado del micro centro. Pero eso seguramente llevará más teimpo, no se los ve convencidos a la mayoría de los ediles en dar su voto a la construcción de una zona roja en la capital.

Fernando Climent para PS