Pasado el mediodía de ayer se daba a conocer la terrible noticia: dos ancianos fueron hallados muertos con brutales heridas producidas por un arma blanca. Ya hay dos sospechosos detenidos.

 

Juan Romero y Jacinta Vicenta Sarapura, de 88 y 72 años respectivamente, era una pareja de ancianos que vivía en Maipú 964, y fueron hallados violentamente asesinados en su propio domicilio. Las pericias realizadas en el lugar confirmaron a las pocas horas la hipótesis: ambas personas fallecieron desangradas debido a un shock hipovolémico producido por heridas de arma blanca.

Profesionales trabajaron durante todo el día buscando indicios que le permitieran armar pieza a pieza lo que sucedió en el lugar. Luego de entrevistar a los vecinos de la cuadra, lograron detener a dos personas como presuntos sospechosos del crimen. Según la gente del barrio, estas personas anduvieron por la zona días antes. Algunos vecinos recordaron haber visto dos hombres ajenos al vecindario merodeando por la cuadra. Ante estos testimonios contundentes, la policía pudo dar con ambas personas y continúan haciendo las investigaciones correspondientes.

Alrededor de las 11.30 de la mañana, una vecina del Bº 20 de Febrero salió como todos los días a buscar a su nene de 4 años al jardín que queda en la zona. Caminando por Maipú, entre Necochea y Ameghino, pudo notar que un charco de sangre se escurría por debajo de la puerta de un domicilio particular. En ese momento decidió seguir su camino, pero al regresar, ya con su hijo a la par, notó que la cantidad de sangre era mayor y decidió llamar a la policía, que se presentó pasado el mediodía en el lugar. A partir de entonces, los efectivos del 911 se comunicaron con la Comisaría Quinta, el CIF y con Bomberos Voluntarios para comenzar un operativo que duraría hasta las últimas horas del día.

Poco a poco fueron confirmándose datos que conmocionaron a todos los vecinos: Juan y Vicenta habían sido acuchillados en su propio domicilio por un presunto intento de robo. Él, engripado y enfermo, se encontraba haciendo reposo en una habitación, lugar donde hallaron su cuerpo; mientras que Vicenta fue hallada a metros de la puerta principal: ambos evidenciaban numerosas puñaladas en el tórax y espalda. Eran personas mayores, que percibían jubilación y quienes poco a poco avanzaban en la construcción de su casa.

El dato que más desorientó a los investigadores fue que la llave de la casa se encontraba del lado de afuera de la vivienda, pero la puerta estaba cerrada y bloqueada desde el interior de la misma. Es por esto que debieron recurrir a los Bomberos Voluntarios para poder tener acceso al domicilio. Más allá de esto, la casa no presentaba desorden. Ella, enfermera jubilada, pasaba los días pelando choclos, haciendo humitas o tamales y atendiendo a su esposo y sus tres perros. Él, solía sentarse en la vereda de su casa con sus mascotas. Era una pareja pacífica y tranquila que jamás tuvo peleas o disgustos con los vecinos del barrio. Quienes viven en la zona se mostraron conmocionados y horrorizados por el hecho.

 Fuente: Portal web