A contramano de lo que vienen realizando las petroleras en todo el país, la compañía Refinor, posicionada en el norte, promociona la venta del combustible económico y con mayor contenido de azufre.

 

En 2011, YPF dejó de producir nafta común para dar lugar a combustibles de mayor pureza y potencia. Como suele ocurrir cuando lanza alguna novedad en el mercado, el resto de las banderas imitaron la decisión, concentradas en jugar fuerte con las variedades Premium, que son más caras, de mayor calidad y menos sensibles a los incrementos de precios.

En 1994, la nafta común tenía un 34 por ciento del mercado de naftas; en 2001, con la irrupción de la nafta de alto octanaje, su participación había caído a un 23. En 2005, con el ingreso cada vez más masivo de autos de nueva generación, representaba sólo 9 por ciento de todas las naftas. En 2010, con apenas 280 millones de litros despachados (sobre 6.233 millones de litros de nafta) ocupaba un 4,4 del volumen total, mientras que actualmente no llega al 1 por ciento.

Sin embargo, en una apuesta individual, Refinor sorprendió al retomar la comercialización de la nafta con 87 octanos.

“Lo que vamos a tener que analizar en los próximos meses es que no haya habido una migración de la nafta súper a la normal”, indica Ricardo Stella, operador de la insignia y presidente de la Cámara de Expendedores de Salta (CESECA).

El empresario estima que la medida obedece a cuestiones técnicas de la destilería de Campo Durán ya que “el panorama se presenta con excesos de producción de naftas y faltantes de gasoil”.

Desde hace tiempo la planta viene trabajando por debajo de sus posibilidades operativas debido a las falencias para suministrarse de crudo apto para el procesamiento de combustible.

Por tener un bajo costo, Stella dice que hay consumidores que prefieren la nafta común.

Sin embargo, llama la atención que la medida se aplique en Salta capital, donde el parque automotor se ha modernizado en los últimos años.

En las zonas rurales, en cambio y por la presencia de camionetas más antiguas, tendría mayor sentido, sostiene Stella.

Fuente: El Acople - De Surtidores