La secretaria de Desarrollo Humano de la Municipalidad de Salta, Silvia Varg de Nioi, habló con "Primero Salta" durante el abrazo simbólico al Convento San Bernardo de Salta donde viven 18 monjas carmelitas descalzas de clausura, tres de las cuales denunciaron por violencia de género al arzobispo Mario Antonio Cargnello, al cura ayudante de la Catedral Basílica Lucio Ajalla y al obispo emérito Martín De Elizalde

En esta movilización bajo la consigna "hermana, yo sí te creo", la funcionaria municipal acompañó la denuncia de las monjas y expresó que "este abrazo es un llamado de atención a la justicia de Salta, queremos que las personas que cometieron este delito sean juzgados como corresponde en la justicia local en tiempo y forma". "La violencia de género se juzga por las leyes argentinas y la justicia local", enfatizó. 

Por otro lado, Varg de Nioi remarcó que le llamó la atención que el arzobispo no se haya presentado ante la justicia como lo debería hacer cualquier ciudadano que vive en suelo argentino. "A cualquier civil la policía iría a buscarnos, obviamente que el peso del arzobispo ha hecho que no se encuentre en Salta en este momento y nadie lo haya ido a buscar", indicó la secretaria de Desarrollo Humano apuntando a que esto se debe a una jugada para "dilatarlo y que la gente se olvide". 

Foto: Página 12 Salta