Hicieron un boquete en una pared de Durlock. En horas de la tarde desvalijaron un local de celulares, donde los perpetradores se llevaron 12 mil pesos en mercadería. Presumen que se trataría de una venganza por ser chileno el propietario, indicando que podrían ser los propios vecinos de ese comercio.

 

Un nuevo episodio que desnuda la falta de seguridad en ese predio comercial. Es natural ver a jóvenes vendiendo objetos de dudosa procedencia por  el laberintoso lugar, mientras nos deleitamos unas ricas pizzas. La venta ilegal de películas, ropa, entre otras mercaderías es moneda común, desde siempre.  Sumado a los carteristas que aguardan allí o luego de robar se dirigen al mercado para despistar a la policía.

En esta oportunidad un local que vendía celulares resulto ser víctima de vandalismo en escalas mayores. Le ingresaron al interior en el intermedio del mediodía, cuando el mercado cierra. Entre pocas personas, con cámaras de seguridad y custodios, nadie pudo aportar datos que revelen quienes realizaron el atraco.

El comerciante damnificado, Carlos Rojas, denunció que su negocio  “Toto Celulares”, del local 27 D,  se retiró alrededor de las 13.30 horas para ir a almorzar, pero que al regresar horas 15, se encontró con el enorme boquete en una de las paredes del local.

Lejos está el mercado San Miguel de convertirse en una alternativa para el deleite de la familia en un paseo buscando distracción. 

 

Fuente Primero Salta