Gustavo Herrera, el sujeto de 30 años que es buscado intensamente por el homicidio de su pareja, Gabriela Zurita, ocurrido en villa Lavalle, tenía en su frondoso prontuario dos pedidos de captura por delitos contra la propiedad.

 

Fuentes judiciales revelaron que Herrera se hallaba en libertad desde el año pasado, siendo la última condena de tres años y 10 meses de prisión por los delitos de robo calificado y hurto simple, ambas acusaciones en grado de tentativa.

Por lo reconstruido hasta anoche, Herrera habría conocido a su víctima cuando ésta visitaba a su pareja, Carlos Ramos, alias “La Cobra”, padre de los tres hijos menores que se hallaban en la vivienda cuando ocurrió el brutal asesinato. Debido a una resolución judicial, dictada, aparentemente, por la Sala II del Tribunal de Juicio, el acusado logró salir el año pasado.

Los vecinos, en tanto, indicaron que Zurita inició una relación con Herrera desde hacía cuatro meses, por lo que se cree que el acusado al salir comenzó a frecuentar a la mujer de su amigo.

Fuente: Portales Web