El fin de semana pasado las fuerzas de seguridad protagonizaron otro hecho vergonzoso. Dos policías de J. V. Gonzáles se agarraron a los tiros mientras estaban en una juntada cerca del río en la localidad.

Tras este escándalo, licenciaron y suspendieron a los involucrados, entre los que se encuentra la Comisario Mayor Maria Isabel Flores, el Comisario mayor Walter Orlando Puca y el Comisario mayor Salomé Francisco Calermo, primero, segundo y tercer jefes. 

También fueron suspendidos los seis subalternos que habrían participado del hecho  que se pretendió encubrir. Un subcomisario, un suboficial principal, un sargento, dos cabos y un agente.

Aluden que sus conductas transgredieron los lineamientos de la Fuerza. Las autoridades corridas habían asumido en diciembre. Ahora se cambió la cúpula de la policía.