El presidente del Partido Justicialista, Juan Manuel Urtubey, no solo buscó imponer el espacio que debía ocupar José Vilariño (PV) como candidato al ParlaSur, sino que durante la conferencia que brindó para presentar sus  candidatos favoritos, en todo momento ninguneó a los dirigentes del PV sosteniendo indirectamente que estos –por el PV- buscan satisfacer intereses personales y no priorizan el proyecto.

 

Ningunear es un término coloquial que se utiliza en el lenguaje castellano para hacer referencia a aquel acto de ignorar o anular la presencia de otra persona. La idea de ningunear proviene de la palabra “ninguno” que significa también “nada”. Esta actitud es común cuando dos personas discuten o se enfrentan y una de ellas (o ambas) resuelven actuar de manera indiferente hacia la otra y simular su no existencia.

El acto de ningunear, sin embargo, no es igual a un simple acto de indiferencia involuntario. El ninguneo es específicamente planeado y llevado a cabo, y supone siempre un cierto dejo de menosprecio o desprecio hacia la otra persona porque se busca hacerle saber que no existe. No es lo mismo, entonces, no notar a una persona de manera accidental quizás por haber muchas otras personas en el mismo lugar, que notarla pero actuar de manera deliberada como si no estuviera allí.

Urtubey no titubeo al manifestarse conforme con el armado de la lista, la que “surge del consenso” entre las fuerzas políticas principales de la provincia. Apreciación que se refuta al saber que el PV resulta ser el partido que le dio un espacio para que el mismo Urtubey llegue a la gobernación en 2007, sin dejar de recordar que el PV es uno de los primeros partidos kirchneristas al igual que Memoria y Movilización. Y hoy se encuentra fuera del armado oficial y bendecido por Urtubey.

Al ser consultado sobre la ausencia de dirigentes de esa fuerza en la lista oficial dijo: “Aquellos que saben cómo se conformó este frente, saben perfectamente que para nosotros no existen los cupos partidocraticos… Este es un Frente que es profundamente plural y diverso. Nosotros no nos partimos por mitades. Nosotros creemos en las síntesis y aquí esta expresada esa síntesis, en la necesidad de que Salta aporte. Obviamente puede existir otra expresión y para eso está el sistema democrático. Y vamos a trabajar intensamente para que esta sea la lista que pueda llevar la representación de los salteños”.

En este sentido resaltó que mientras existan mayores objetivos y luchas a nivel nacional, no se pueden detener a discutir intereses personales o sectoriales. “me parece que es una falta de respeto para aquellos que pretendemos representar, que es un enorme pueblo necesita muchísimo”, expresó Urtubey.

Claramente existe una división y un disimulado enfrentamiento. Los dirigentes del PV se encuentran en la línea de fuego. Urtubey buscará asegurar que sus cinco favoritos –David, Kosiner, Martinich, Bonetto y Cornejo-  sean quienes representen los intereses del oficialismo.

Vilariño en su momento no aceptó ir de candidato al ParlaSur y fue remplazado por Hernán Cornejo, un antiguo dirigente quien fuera gobernador en el siglo pasado. Si definimos que debería haber ido como candidato a Diputado Nacional, esos espacios fueron impuestos a figuras que llamaron la atención, salvo la de Kosiner quien incluso cedió el primer lugar para que sea Javier David quien lidera la formula. En tercer y cuarto término están la dirigente Renovadora Gabriela Martinich y la novata Noelia Bonetto de la Campora.

 

Fernando Primero Climent