El actual diputado nacional, en su afán y desesperación por encontrar un espacio partidarios para buscar su reelección, destinó una fuerte inversión en carteles impresos con su nombre, con los que empapeló la ciudad y pueblos del valle de Lerma.

 

En la ciudad Capital como en los municipios del interior se llevó a cabo una importante limpieza tras las elecciones pasadas. Limpieza que no llegó a durar ni 24 horas, pues los pegatineros prepagos del Diputado recibieron la orden de no dejar ni un poste libre.

La pregunta es ¿Por qué? Sencillamente Biella se ve en la necesidad imperiosa en mostrarles a otras fuerzas políticas que cuenta con aparato, dinero y apetencias en seguir formando parte del Congreso Nacional.

La realidad es que dejó de recibir apoyo por parte de la UCR, el partido que le permitiera ganar en 2011, por no cumplir con lo pactado previamente. Su comportamiento y decisiones en el congreso llevaron a la dirigencia de la UCR Salta a darle la espalda. Hoy no cuenta con un partido político para participar, por su condición de “independiente”, como se hace llamar.

Ante esto hoy su objetivo es cautivar a las fuerzas políticas del Senador Nacional Romero o bien del PRO salteño. Se sospecha que hasta recibir novedades de estos seguirá ensuciando barrios, ciudades y pueblos. Sin dejar de resaltar que aún no es tiempo legal para hacer proselitismo.

Fernando Primero climent