Afiches por doquier, discurso combativo y una evidente estructura electoral lo muestran al  precandidato a Diputado por el Frente Salteño, Jorge Crespo, como alguien que está decidido a ganar, cueste lo que cueste, siendo poco consecuente con los principios de su embestidura religiosa.

 

Asombra ver como empapeló la ciudad con afiches de todos los tamaños, sin importar el dónde. Escuelas, plazas, casco céntrico, paredes privadas, sobre afiches recién colgados de otros candidatos. Crespo arrasó con la limpieza de la ciudad, si bien no es el único, pero si es el que más ha invertido en gráfica.

Con mensajes en sus graficas que buscan invocar la conciencia de quienes son adeptos de la Iglesia Católica y sus principios. Para muchos consultados, se trata de un uso indebido de sus facultades, puesto que su dedicación y predicas deberían ser para con los fieles  y no para el poder legislativo.

Conociendo la idiosincrasia salteña, cualquiera aseguraría un triunfo en la política por parte del religioso. Pero están quienes aseguran que su candidatura genera mal estar entre los vecinos y feligreses de la institución doctrinaria de los católicos. “Sorprende ver la ciudad toda empapelada con la cara de un curita, con afiches, volantes y pintadas. Yo quisiera saber ¿por qué gastó en eso en vez de donar o hacer caridad?”, preguntan algunos vecinos consultados.

Tomando el interrogante de los vecinos, surge una dicotomía discursiva por parte del religioso, ya que en otros medios de comunicación él asegura que no cuenta con recursos para desarrollar su labor eclesiástica, incluso no reciben ni limosnas. Sin embargo, se ve una importante inversión económica desperdigada y arruinada por la lluvia, que son la impresión de su grafica de campaña.

El costo económico de su campaña que se visualiza es incalculable y la pregunta es ¿Por qué no hace campaña ayudando a comedores o a vecinos vulnerados con ese capital?  Muchos tienen puestas la mirada sobre este candidato peculiar, que hasta ahora no condice su figura pública con sus actos de campaña.