La Cámara de Diputados recibió al presidente del Ente Regulador de Servicios Públicos de Salta, Jorge Figueroa Garzón para analizar en general la prestación de los servicios de agua potable y energía eléctrica, las medidas implementadas para mejorar la prestación de los mismos, los reclamos de los vecinos de diferentes partes de la provincia y, concluyeron en que la entidad de control exigirá a las empresas Co.Sa.ySa y EDESA realizar las obras correspondientes para garantizar la prestación y calidad de ambos servicios.

Al comienzo de la reunión, el Presidente de la Cámara de Diputados, Santiago Godoy, manifestó que el motivo del llamado al Ente Regulador de Servicios Públicos es por los reiterados cortes de agua y luz que se suceden en diferentes partes de la provincia, provocando, entre otras cosas, que los docentes de escuelas suspendan las clases.

Tanto Godoy, como las autoridades de la entidad de control, coincidieron en la necesidad de emitir un comunicado en el que ambas instituciones exigirán a la Compañía Salteña de Agua y Saneamiento S.A. (Co.Sa.ySA) y la Empresa Distribuidora de Electricidad de Salta S.A. (EDESA), realizar las obras necesarias para garantizar la calidad y la prestación de agua y energía eléctrica a todos los salteños.

El presidente del Ente Regulador de Servicios Públicos de Salta, Jorge Figueroa Garzón, explicó que se transita en una época del año muy compleja en lo que respecta a la prestación de agua y luz en toda la provincia, principalmente en los departamentos del norte salteño donde las temperaturas que se afrontan son muy altas.

En lo que respecta al agua, Figueroa aseguró que se están haciendo obras en toda la provincia para mejorar la distribución del agua, pero al ser tanta la demanda es necesario que se hagan cortes programados durante la noche o en ciertos horarios diurnos para que se pueda brindar el servicio durante la época de altas temperaturas.

“Si no hay recurso, no hay que distribuir, los calores son extremos y eso produce que se utilice mucho el servicio y si no cortamos en ciertos horarios como lo estamos haciendo, para recuperar el caudal de las cisternas y así poder garantizar el agua durante las horas de calor intenso”, manifestó.

Así también, el presidente del Ente Regulador explicó que existen diversos canales de solución inmediata para las problemáticas planteadas, pero son las empresas las que deben hacerse cargo de las mismas.

En lo que respecta a la energía eléctrica, Figueroa Garzón afirmó que ya no reciben la misma cantidad de reclamos que antes, lo que deja en claro que se realizan y se continúan haciendo obras que llevan solución a la gente.

En este sentido, comentó que se están haciendo obras en Orán, Tartagal y Pichanal que llevarán soluciones para esos departamentos; así también, explicó que en Rivadavia, EDESA está solucionando las complicaciones en la zona.

Además, el presidente del Ente Regulador explicó que ante la nueva situación nacional en lo que respecta a la distribución de energía eléctrica, el norte del país se vio perjudicado, ya que “al ser cola de línea del país, eso se nota en el abastecimiento del servicio”. 

En cuanto al convenio con Bolivia de abastecimiento para el departamento San Martín, Figueroa reveló que si bien los trabajos llevan un buen ritmo, no cree que la obra termine antes del primer trimestre del 2020, por lo que no sería una solución inmediata. 

“De esta manera ya no seríamos cola de línea del país, pero lamentablemente los tiempos de no dependen de nosotros por lo que no podemos asegurar cuando estará lista”, explicó.

En tanto, el Gerente de Energía Eléctrica, Antonio García, aclaró que los principales problemas surgen cuando se producen los picos de consumo, lo que provoca que no se pueda garantizar el servicio.

“Hay que ser conscientes que los cambios de equipos y mejoras en las prestaciones traen aparejados costos para los usuarios, que por suerte se ven que funcionan al ser cada vez menos los reclamos percibidos por la empresa”, dijo García. 

Sobre la facturación de los servicios, Figueroa Garzón, manifestó la imposibilidad de establecer tarifas diferenciadas para las diferentes regiones de la provincia, y remarcó: “el servicio público no es sinónimo de gratuidad, el mismo debe pagarse en la medida en que se presta; si los usuarios pagan por un servicio 2 estrellas, no pueden esperar que la empresa les brinde uno de 5 estrellas”.