Marcelo Lami, Jefe de la Policía de la Provincia de Salta, en dialogo con PrimeroSalta, buscó justificar el por qué no se respeta esa Ley en la provincia por parte de las fuerzas de seguridad que el comanda a la hora de destinar personal masculino a los operativos de desalojo de las Mujeres Trans que prestan servicios sexuales en la vía pública. Sosteniendo, sin titubear, que el género Trans son mujeres en lo psicológico nada más, con cuerpo de hombre”. Estas declaraciones despertó el repudio del Colectivo Trans de todo el país y se suma nuevamente el silencio del Observatorio de Violencia de Género provincial.

En Salta existen alrededor de nueve “zonas rojas” donde más de un centenar de trabajadoras sexuales, incluyendo mujeres trans, ofrecen sus servicios diariamente. La actividad en la provincia se encuentra prohibida por el Artículo 114 del Código de Contravenciones, que especifica que el ejercicio de la prostitución en la vía pública se encuentra penado, salvo que el municipio mediante Ordenanza disponga de una “Zona de Convivencia” para tal fin.

Aunque no se hable, la demanda de Mujeres Trans crece a pasos agigantados, sumado a la necesidad de subsistencia que padece este colectivo por falta de verdaderas políticas de inclusión del Gobierno.

Dicho esto, el Grupo de Operaciones Policiales de Alto Riesgo –GOPAR- de la policía incrementó en los últimas semanas  procedimientos que ponen en riesgo la integridad de las trabajadoras sexuales (quienes son consientes que infringen las leyes): violentándolas, disparando balas de goma y plástico, intimidándolas. Todo el operativo se realiza con personal masculino y solo proceden contra el colectivo trans, con nadie más.

Esto llevó a consultarle al Jefe de la Policía de la Provincia, Marcelo Lami, como se entiende que no cumplen con la Ley Nacional de Identidad de Género N° 26.743 en los procedimientos que realiza su personal. No dudo en responder: “en lo psicológico son mujeres”. Insensatamente ejemplificó la situación con un conocido caso donde se le prohibió a la dirigente de la diversidad Victoria Liendro incluirse en un equipo de hockey por su género: “en su condición quiso jugar y no fue aceptada, es injusto, la fuerza física no es la misma, es la de un varón. Con la policía pasa lo mismo. En la situación de detención ellos, perdón, ellas… es una injusticia que una mujer disponga de una persona que tiene la estructura física de varón, aunque en su psicología sea mujer”.

Por otra parte al preguntar cómo se entiende que se proceda de esa manera contra quienes incurren en una contravención, que no es más ni menos grave entre las contravenciones, como lo sería tomar en la vía pública. “la situación operativa seguirá siendo la misma. Quedará a juicio de valor pero es injusto que una mujer tenga que detener a una persona con fuerza de varón… seamos coherentes no seamos hipócritas”, insistió.

El Lami dejó entrever una realidad que lo confirman desde las organizaciones de la diversidad y es la ignorancia, falta de preparación intelectual, desconociendo que al pronunciarse de esa manera va en contra de una Ley Nacional. Un funcionario de la epoca de las cavernas. Lo más grave es que alguien con su envestidura refleja además la falta de preocupación de un Gobierno por erradicar la transfobia y Homofobia de sus funcionarios y personal. Sin dejar de mencionar que existe un Observatorio de Violencia de Género Provincial (muy bien financiado) que jamás se pronunció sobre el atropello que sufren las mujeres trans por parte de la policía.

ESCUCHAR AUDIO:

Fuente: PrimeroSalta