Tema recurrente si los hay. Pero no todo es pesimismo, para el malestar de muchos conservadores y la conquista de unas cuantas trabajadoras sexuales, el proyecto de la construcción de una zona roja única marcha con viento a favor. Como nunca antes  las trabajadoras sexuales y  diversas organizaciones de la diversidad se involucraron, debatieron y estudiaron a fondo el tema junto a ediles capitalinos –solo con quienes aceptaron dialogar-  para llegar a una solución. Se llegaría a una solución para vecinos y trabajadoras en los proximos días. Hasta existen lugares ternados para convertirse en "Zona de Convivencia".

Actualmente en la ciudad de Salta existen más de 8 zonas rojas, donde más de 200 mujeres trans prestan servicios sexuales a una amplia y variada demanda. Algunas de estas zonas son: Barrio Hernando de Lerma, Villa Soledad, el Parque San Martín, el Hogar Escuela, calles Mitre y Zuviria al 2000, Monumento al Quirquincho en zona norte y en Micro Centro capitalino.

La discusión de una zona roja en Salta Capital nace hace más de ocho años en el seno del Concejo Deliberante. Sin solución ni respuesta a los reclamos de los vecinos de diversas barriadas los ediles del momento pasaron a un cuarto intermedio, por tiempo indeterminado.

La discusión se retomó en 2014. Ese año,  en la Legislatura se modificó la ley Contravencional y un año después (noviembre 2015) el Senado provincial continuó con el debate. En sus artículos 114 y 115 se introduce que no sólo se penalizará la oferta, también la demanda de servicios sexuales en la calle. Los legisladores de la Cámara Baja habían aprobado  en las modificaciones al Código la posibilidad de la instalación de “zonas de convivencia” autorizadas por cada uno de los municipios. Es decir, que el intendente o Concejo Deliberante de cada uno de los 60 municipios provinciales podrán decir en qué lugar poner una zona donde se ofrezcan los servicios sexuales, si así lo decidieran, pero bajo ciertos controles como el de “Higiene y Seguridad”.

Ante esto, hace más de un mes, la discusión se torno un tanto urgente. Los reclamos y metodologías de la policía para despejar a las trabajadoras sexuales, como solo ellos saben, a los golpes y disparos (VER VIDEO); la necesidad de los vecinos de contar con sus veredas libres de esta actividad; y la urgencia  del sector incriminado pero consumido (Colectivo de Mujeres Trans) en generar garantías de seguridad para ellas, obligaron a los concejales a comenzar con este tema como eje central de su agenda legislativa.

A decir verdad, vecinos de varias barriadas pidieron una reunión con los ediles para plantearles la situación y su cansancio en el tema “prostitución en sus veredas”. De ese encuentro poco quedó en claro. Fue entonces cuando el colectivo de mujeres trans tomaron la punta y comenzaron a organizarse entre los múltiples sectores y asociaciones que las integran, gestando reuniones con cada bloque político de ese Concejo.

Actualmente, se formuló un ante proyecto que cuenta con más del 70 % de avales de los 21 concejales. No sorprende que algunos ediles se opusieran o negaran reunirse con el sector, puesto que su religión no se los permite. Este documento fue incluso firmado por la Secretaria de Asuntos Vecinales del Gobierno de la Provincia Ivette Dousset, quienes ven con buenos ojos la creación de una zona de convivencia para llevar tranquilidad a los vecinos y trabajadoras sexuales.

Ahora bien, las ideas pueden ser buenas. Pero la verdadera discusión será el lugar donde se instalaría esta zona legal para tal ejercicio. Se habla de la avenida Las Américas, el lateral del Estadio Martearena, el Parque Industrial, Ruta 21, etc. De igual manera el Concejo Deliberante tendrá que tomar una decisión, aprobar o no y de ahí recomendar al ejecutivo municipal para que reglamente y proceda a la habilitación del lugar que considere más conveniente.

Escrachemos mientras tanto

Por estos días tomo auge mediático el proceder de vecinos de los barrios Hernando de Lerma y Parque San Martín que optaron por publicar en facebooks  fotos y videos de quienes ofertan servicios sexuales como así también de quienes son consumidores. Desatando un revuelo, incluso legal por la medida.

 

 

Fuente: PrimeroSalta