Habrían pasado a planta permanente alrededor de 20 personas “nuevas” , esto generó malestar entre los empleados  del Concejo Deliberante, quienes  apuntan a presidencia y al gremio liderado por Luis Rodríguez. Son varios los concejales que reconocieron estar al tanto de la situación.

Desde la semana pasada empleados transitan los pasillos del Concejo deliberante capitalino con ánimos caldeados. Presuntamente habrían ingresado a planta permanente personas que no tendrían más de 2 años, incluso meses, en la institución. Fuentes aseguran que fue una decisión política del Presidente del cuerpo, Ricardo Villada, quien en anuencia con el gremio que dirige Rodríguez habrían tomado la decisión de hacer efectivo el pase a planta permanente de 18 personas a elección personal de ellos.

Las versiones cuentan que supuestamente ingresaban por merito al haber participado en un llamado a concurso y de ahí fueron selectos para cubrir diversos cargos. Ante esta parte de realidad, empleados constataron que nunca sucedió tal llamado, simplemente tomaron la posta política de hacerlos efectivos.

El malestar surge por parte de más de medio centenar de trabajadores que transitan más de 10 años prestando servicios dentro de la institución, enmarcados en planta transitoria o con contratos.

Que dicen los ediles

Desde PrimeroSalta se busco conocer la opinión de los concejales. Los consultados coinciden en que el  planteo y malestar de los empleados existe y que desconocen si realmente sucedió asi como se lo plantaron.

La edil Ángela Di Bez sostuvo que se desayuno con el conflicto el día lunes 15 de febrero pasado, cuando arribó al concejo: “el día lunes, hablando en criollo, me desayune con este tema, vi a muchos empleados muy molestos. Desconozco la resolución, desconozco bajo que aspecto se la hiso. No me atrevo a emitir una opinión al respecto, hasta conocer a fondo la situación. La versión que a mí me vino es bastante desgraciada”. También agregó: “yo hasta ahora lo que vi en la gestión de Ricardo (Villada) fue transparente. No sé lo que pasó en enero. También habría que preguntar al gremio, porque aquí hay dos partes involucradas: por un lado Presidencia y por el otro el gremio, y estos últimos se entiende deben defender a los trabajadores”.

Mario Moreno, por su parte, al ser consultado expresó desconocer la situación en profundidad, si recibió la preocupación de empleados relatando el malestar que están sintiendo. Se comprometió a investigar y buscar una respuesta. Anticipó que de tratarse de algo cierto, consideraría como lamentable el accionar, puesto que existen trabajadores que llevan decenas de años trabajando y soñando con una planta permanente.

Otro de los consultados fue el concejal de la UCR Ángel Ortiz, quien al igual que sus pares no supó brindar mayores detalles del contexto de la situación, debido que por las reformas edilicias que se llevan a cabo en el edificio no cuenta con oficina. No obstante, reconoce estar al tanto del malestar de los empleados y buscará respuestas.

Plantas hay dos

La planta permanente y la transitoria. Son las dos modalidades que garantizan mínimamente, una más que la otra, estabilidad laboral para quienes prestan funciones allí.

Para la transitoria se debe mantener una constancia laboral de 4 años consecutivos trabajando para el concejo, no para un concejal. Transcurrido ese tiempo pasan automáticamente a planta transitoria.

 En el caso de la planta permanente, aseguran fuentes, no existe una modalidad regulada por normas, sencillamente recae en la voluntad política de Presidencia. Aunque sostienen que por una cuestión lógica le debería corresponder a los trabajadores que se encuentran en la transitoria con mayor antigüedad.

Ante esto, el malestar crece y los denunciantes buscaran hacer sentir su malestar, hasta se resuelva y se presente el asunto como un error o mal entendimiento.

Fuente: PrimeroSalta