En noviembre de 2014 asumía una nueva comisión directiva de la Juventud Peronista, con promesas de superación, de evitar repetir errores y con el espíritu de actuar según la doctrina legada por su general Perón. Lo concreto, es que nada se cumplió. En este artículo te resumimos como fue el deceso.

 Sumida en un manto de disconformidad, arreglos y manoseo de la dirigencia de adultos, así fue el arribo del último presidente de la JP, Rodrigo Katsinis. En aquel entonces (año 2014) la dirigencia del PJ no pretendía invertir un centavo en la contienda electoral de aquella juventud, menos con una elección a Gobernador en puerta. Y terminó quedándose con la JP quien tenía el mejor padrino.

Fue el caso del joven oriundo de Tartagal Rodrigo Katsinis con su lista “El Cambio Somos Todos”, quien era el ladero de Eduardo Silvester. Este último, era funcionario y logró que Urtubey dejara  sin apoyo a la decena de participantes.

Katsinis fue el reemplazo de Evita Isa, que ya había obtenido su premio mayor como Diputada Nacional,  tras una difícil elección. Todos sintieron que era su momento, al conocer que Evita no participaría. Haciendo memoria estas son algunas de las figuras que se quedaron con las ganas de conducir la JP: Andrea Guitian, Sergio Humacata, Carlos Cardozo, Alejandro García Ríos, Diego Astun, Valeria Navamuel, Celeste Corimayo, Belén Flores entre otros.

 Llegado el momento se vieron sin poder alguno para dirimir en una interna. Fueron obligados a “consensuar” una formula y ganó RK. Quien al igual que muchas figuras de esa lista solo se dispusieron a buscar un puesto jerárquico en la planta política del gobierno provincial.

Katsinis se mantuvo como Subsecretario de la Juventud, área dependiente del ministerio de trabajo. Y en la actualidad se encuentra como precandidato a diputado provincial para las próximas elecciones.

Quienes integran la comisión directiva de la JP se los puede encontrar en los pasillos de la casa de Gobierno, con altos cargos y abultados sueldos. Siendo rara la oportunidad en la que visitan la sede partidaria de calle Zuviria 938.

En la última década, la juventud del PJ estuvo ausente en todas las grandes discusiones o momentos de elevado debate social. Mantienen silencio hasta la fecha sobre el gobierno nacional, fueron consecuentes con las decisiones de los legisladores nacionales, ni hablar de los problemas estructurales de la provincia, que como funcionario/as terminan siendo responsables.

Están quienes les cuestionan que “mientras en el país las JP se fortalecieron para resistir los embates de la realidad política y económica que genera este último gobierno nacional, en Salta se encuentran velando los restos de un bastión que solo terminó apoyando candidatos ajenos al movimiento y evitando que surjan nuevas figuras políticas”.

Rumores

Se dice en los pasillos del gobierno provincial que las elecciones de la JP que correspondían a este 2019 ya se redujeron, nuevamente, a una “lista unidad”. Pero esta vez serán honestos y se mantendrán en el anonimato. Quizás consigan o porten algún cargo público, pues parece ser que solo sirve para eso. Solo será cuestión de seguir indagando.