En 2005, cuando tenía 16 años, Cator estaba cansado de que su colegio -en la ciudad británica de Norfolk- hubiera instalado programas en las computadoras que bloqueaban el acceso a internet, para evitar que los estudiantes pudieran bajar canciones y jugar en línea.

 

Entonces, con su aficionado pero profundo conocimiento en programación y código se las ingenió para hackear el sistema.

“Pensé que sería divertido saltarme los filtros impuestos por el colegio”, le dijo Cator a la BBC.

Para “saltarse” esos filtros utilizó un sitio en línea que le permitió “disfrazarse” de un perfil autorizado y de esa forma esquivar los programas que bloqueaban el sistema instalado por el colegio.

Fiel a su estilo, le puso un nombre provocador: Hide my Ass (“Esconde mi trasero”).

El resultado de su travesura: en menos de 10 años Cator logró transformar su idea en una empresa, y en una muy rentable: acaba de venderla en US$60 millones.

HMA, que Cator convirtió en uno de mayores proveedores de VPN en el mundo sin la necesidad de inversionistas, fue comprada por el desarrollador de software AVG.

Fuente:  Portal de Internet