Дървен материал от www.emsien3.com

The best bookmaker bet365

The best bookmaker bet365

Menu
RSS
A+ A A-

Denuncian que el gobierno encubre el maltrato, abandono y acoso a jóvenes con discapacidad

Todo indicaría que el gobierno de Salta encubre y apaña estos hechos en la ONG APADI. Desde el 2015 fueron denunciados en diferentes ministerios y en la justicia por una madre que se desempeñaba como presidenta de la institución de educación especial. Con valentía y preocupación relata a PrimeroSalta la terrible realidad en la que se encuentran su hija y el estudiantado en general.

Victoria Salva es ex presidente de la institución, desde allí denuncia como pudo observar grandes irregularidades y una importante vulneración de los derechos de las personas con discapacidad, que concurren diariamente a APADI. Se desempeñaba con una fuerte presión social por parte de los miembros fundadoras de la misma.

Los ataques son contra los alumnos, por parte de docentes que concurren y no cumplen con horarios y funciones. Desde el 2015 viene denunciando estos maltratos hacia los chicos. Realizó presentaciones mediante nota a diversas autoridades, entre las que se encuentra la inmediata responsable de la institución, es decir, la Dirección de Educación Privada.

Las docentes no van a trabajar o bien se dedican a tomar mate al fondo dejando a los alumnos en la parte de adelante, descuidando sus responsabilidades. Lo más grave que acentúa son los episodios de maltrato de estas educadoras que ejercían con el alumnado.

Como madre de una joven con discapacidad plantea con temor y preocupación el abandono al que someten los profesores. Entendiendo que al llevarla a una institución del Estado, se espera mínimamente la seguridad de ella y sus pares.

Los docentes son pagados y puestos por el Gobierno Provincial. Al denunciar los hechos de abandonos  y maltratos la Directora de Educación Privada, Silvia Romano, atinó a responderle que las supervisoras solamente miran, que no pensaba hacer nada contra los docentes.

Salva presentó en innumerables oportunidades notas alertando y denunciando la terrible situación.  Expuso ante el ministerio de Derechos Humanos y Justicia; la Dirección de Educación Privada y al mismo Ministerio de Educación; como también en la Secretaria de la Discapacidad. En ninguno de estos organismos públicos recibió respuesta ni soluciones.

En el caso de la Secretaría de la Discapacidad, área de gobierno que se esperaría una actuación acorde a las circunstancias, su responsable Fabiana Ávila, nunca se pronunció e incluso niega atender a esta madre y ex autoridad de APADI.

Desesperada sigue insistiendo  como el Estado naturaliza y permite estos hechos que vulneran los derecho de  jóvenes, sin dejar de mencionar que atentan contra la misma Convención Internacional por los derechos de las Personas con Discapacidad.

Asimismo, no titubea al decir que estos docentes cuentan con el amparo del Gobierno. Relata que los mismos se escudan diciendo que son amigos del gobernador. Claro está, no tan alejado de la verdad, pues las denuncias duermen en los cajones de los ministerios hace más de dos años.

Queda en evidencia que APADI se salió de su camino y objetivo fundacional. El cual no era otro que un espacio para la “contención, mejora de la calidad de vida y protección de personas con discapacidad”. Esto no se cumple desde el primer momento que sus docentes “van y vienen cuando quieren”, maltratan a los alumnos vulnerando sus derechos y  desarrollo personal.

El denunciar no es tarea fácil. Tras las presentaciones e insistir de esta madre, pese a la advertencia de un abogado de la institución, Salva cuenta como sufre persecución y como la acusan a ella de hechos que los docentes cometen diariamente. Pero eso no es todo: “mi hija tiene 30 años y tiene discapacidad intelectual. Ella es alegre, pero después de haber sufrido un episodio convulsionó de tanto llorar. Las profesoras involucradas en represalias maltrataron cruelmente a mi hija Silvana Juárez entrando al baño de mujeres durante el recreo, la amenazan que se tiene que ir lejos y de APADI, la pellizcan en la espalda y la sacan con los pantalones abajo delante de sus compañeros y profesores. Ambas docentes incitan a los alumnos al bulling para que abucheen y aplaudan a Silvana porque se vaya de APADI. De tanto llorar ante la humillación y la violencia provoca una convulsión y consecuencias graves afectando su Salud Mental.

Fuente: Fernando Climent para PrimeroSalta

Comentarios (0)

Cancel or